Presentación

La música es la belleza de lo más primordial que anida en nosotros. En el latir del corazón se halla el ritmo. En la respiración, la melodía. Y en la relación con cuanto nos rodea, la armonía.

Baraka es una palabra de origen árabe que significa aliento vital, energía de Vida, gracia divina, y se refiere pues a lo más genuino que hay en nosotros, a lo más "original", y ésta es la razón por la que hemos denominado así a nuestro blog.

Cultivar la música en cualquiera de sus facetas (el estudio, la audición, la práctica o la reflexión) es un gran placer, que en absoluto está reñido con el cultivo de toda una serie de cualidades, como la paciencia, la memoria, la generosidad, la humildad, la fuerza, etc., quizás no muy en boga actualmente, pero sin las cuales no existe el músico verdadero, ni, en definitiva, el ser humano verdadero.

Y por último, decir que 'Baraka' no existiría de no haber entrado en contacto con el Institut d'Estudis Sufís de Barcelona, y a través de él, con la obra y el legado de exquisita sabiduría del poeta y místico persa Mawlânâ Yalâl al-Dîn Rûmî (1207-1273), el cual hizo de la música una vía privilegiada de conocimiento interior. Nuestro agradecimiento de corazón.

Sean pues muy bienvenidos a nuestro blog, en el que esperamos encuentren contenidos que puedan ser de su interés. Ésta al menos ha sido nuestra intención al compartirlos con ustedes.

Leili Castella
'Baraka, música con alma'

.

.

dimarts, 15 d’abril de 2014

En el bazar de Esfahân

 
Los sonidos del bazar de Esfahân

Leili Castella


  
 
 
 
Adentrarse en el bazar de la ciudad iraní de Esfahân es adentrarse en un mundo sonoro muy especial y de gran riqueza. Es especial por cuanto nos acerca a la sonoridad del mundo tradicional, no en vano los arqueólogos han constatado que estos particulares centros comerciales existían en el actual Irán desde hace más de diez mil años; y de gran riqueza, dada la variedad infinita de sonidos que en él pueden percibirse: el repicar de los orfebres, el trasiego de carros, las conversaciones de café, etc. Los bazares son en definitiva una explosión  de sonido, de color, de olores y de sentidos. Dícese que "bazar" deriva del término de la lengua persa media wâzâr, la cual posiblemente derive a su vez de bahâchâr, el lugar de los precios. Originado en la zona de influencia de Persia, el concepto de bazar se transportó a zonas distantes de miles de kilómetros entre sí.
 
De entre todos los sonidos que el viajero puede percibir en el bazar de Esfahân, hay uno que fascina especialmente: el de las conversaciones entre compradores y vendedores. El bazar es la máxima expresión de la oralidad, rasgo que precisamente define la civilización islámica, y el regateo, lejos de ser un mero entretenimiento o una curiosidad para el turista, es una transacción comercial en toda regla a la vez que una forma precisa y flexible de ajustar los precios casi diariamente en función de las vicisitudes de los mayoristas, fabricantes, artesanos, proveedores de materias primas y transportistas.  Pero en el mundo tradicional, una transacción comercial es también un intercambio oral de conocimiento y de experiencia entre el comprador y el vendedor. Se adivina que hay mil refranes, rituales, gestos y habilidades a la hora de regatear que para todos los iraníes resultan fundamentales para que un individuo adquiera una mayoría de edad social.
 
 
 

 
 
Como bien explica Alfred G. Kavanagh [1], los bazares son el lugar por excelencia de la vida pública en el mundo islámico, y las transacciones comerciales y todo lo que presuponen, poseen una significación trascendente para los musulmanes. No hay que olvidar que, en su juventud, el profeta Muhámmad fue comerciante y participó en numerosas expediciones comerciales actuando como agente de su primera esposa, Khadija. Estos viajes realizados antes de su misión profética tuvieron un gran impacto en su visión posterior de la comunidad musulmana.
 
Traditional carpet bazaar in Isfahan Province, Central Iran
 
Por si cupiera alguna duda acerca de su importancia, cabe añadir que las transacciones comerciales aparecen citadas en el Corán en más de una ocasión, como es el caso de la azora 2.275-276, la cual contiene una sanción divina a favor del comercio y una condena radical a cualquier forma de usura. Reseña Kavanagh que "En la época pre-islámica los préstamos realizados con un elevado interés por algunas tribus judías a los comerciantes de la Meca habían terminado por arruinarles. De ahí que uno de los pilares del comercio islámico se base en la prohibición de prestar dinero o cualquier bien a cambio de recibir un interés".  Y es que, concluye Kavanagh, "la transacción comercial sujeta a las prescripciones coránicas representa la mejor expresión de la justicia entre los hombres y sobre todo  contribuye a la expansión de la comunidad de los creyentes".
 
 
 [1] Kavanagh, Alfred G., Irán por dentro. La otra historia. J. J. de Olañeta, Palma de Mallorca, 2010, págs. 652 a 656.