Presentación

La música es la belleza de lo más primordial que anida en nosotros. En el latir del corazón se halla el ritmo. En la respiración, la melodía. Y en la relación con cuanto nos rodea, la armonía.

Baraka es una palabra de origen árabe que significa aliento vital, energía de Vida, gracia divina, y se refiere pues a lo más genuino que hay en nosotros, a lo más "original", y ésta es la razón por la que hemos denominado así a nuestro blog.

Cultivar la música en cualquiera de sus facetas (el estudio, la audición, la práctica o la reflexión) es un gran placer, que en absoluto está reñido con el cultivo de toda una serie de cualidades, como la paciencia, la memoria, la generosidad, la humildad, la fuerza, etc., quizás no muy en boga actualmente, pero sin las cuales no existe el músico verdadero, ni, en definitiva, el ser humano verdadero.

Y por último, decir que 'Baraka' no existiría de no haber entrado en contacto con el Institut d'Estudis Sufís de Barcelona, y a través de él, con la obra y el legado de exquisita sabiduría del poeta y místico persa Mawlânâ Yalâl al-Dîn Rûmî (1207-1273), el cual hizo de la música una vía privilegiada de conocimiento interior. Nuestro agradecimiento de corazón.

Sean pues muy bienvenidos a nuestro blog, en el que esperamos encuentren contenidos que puedan ser de su interés. Ésta al menos ha sido nuestra intención al compartirlos con ustedes.

Leili Castella
'Baraka, música con alma'

.

.

dijous, 24 de juliol de 2014

Laylat al-Qadr



Laylat al-Qadr,
Noche del Poder
27 Ramadân 1435
 
 
 
 
Lo revelaste en la Noche del Poder,
en aquella Noche cuando el arcángel hizo su aparición,
cuando los horizontes se engalanaron con su túnica verde,
cuando el alma del Santo Profeta quedó sumergida
en la luz y la cadencia de tu Palabra Sagrada.
 
Oh Noche del Poder, centro de Ramadán,
mes de bendición
en cuyo abrazo descendió la Palabra,
tus días y tus noches
nos permiten atisbar
por la puerta entreabierta de la morada celeste.
 
Las montañas no pudieron resistir el peso de Su Palabra,
de la confidencia de la Divina Cadencia
que descendió en la Noche del Poder.
Pero el alma del Profeta sí pudo llevar el peso.
Por su mediación la Palabra reverbera
en Oriente y en Occidente,
y la sonoridad divina del Corán enaltecido
contrae nupcias de misterio con el alma de su receptor.
 
Oh Ramadán, benditas sean tus noches,
Oh Laylat al-Qadr, corazón de este mes sagrado,
que vales más que mil noches, que mil meses.
Te honramos por Aquello que hiciste manifiesto:
la Palabra sembrada en la tierra fértil
del alma del Habîb, amado por Dios.
Oh Noche del Poder,
reflejas el Poder, sí
pero el Poder que nos lleva a Su Misericordia,
el Poder que no nos oprime,
sino que nos salva
a través de la Palabra que fluye de Su clemencia,
a través del Profeta que es compasivo para todos los mundos.
 
Seyyed Hossein Nasr (1933-) (*)
 
 
(*) Seyyed Hossein Nasr, Poemas de la vía mística,  Mandala Ediciones, Madrid, 2002, p. 56-57.