Presentación

La música es la belleza de lo más primordial que anida en nosotros. En el latir del corazón se halla el ritmo. En la respiración, la melodía. Y en la relación con cuanto nos rodea, la armonía.

Baraka es una palabra de origen árabe que significa aliento vital, energía de Vida, gracia divina, y se refiere pues a lo más genuino que hay en nosotros, a lo más "original", y ésta es la razón por la que hemos denominado así a nuestro blog.

Cultivar la música en cualquiera de sus facetas (el estudio, la audición, la práctica o la reflexión) es un gran placer, que en absoluto está reñido con el cultivo de toda una serie de cualidades, como la paciencia, la memoria, la generosidad, la humildad, la fuerza, etc., quizás no muy en boga actualmente, pero sin las cuales no existe el músico verdadero, ni, en definitiva, el ser humano verdadero.

Y por último, decir que 'Baraka' no existiría de no haber entrado en contacto con el Institut d'Estudis Sufís de Barcelona, y a través de él, con la obra y el legado de exquisita sabiduría del poeta y místico persa Mawlânâ Yalâl al-Dîn Rûmî (1207-1273), el cual hizo de la música una vía privilegiada de conocimiento interior. Nuestro agradecimiento de corazón.

Sean pues muy bienvenidos a nuestro blog, en el que esperamos encuentren contenidos que puedan ser de su interés. Ésta al menos ha sido nuestra intención al compartirlos con ustedes.

Leili Castella
'Baraka, música con alma'

.

.

dimarts, 7 de febrer de 2012

La fuente de la separación

La fuente de la separación. Viajes de un músico sufí
Kudsi Erguner
Oozebap, 2009




"Todos nosotros damos vueltas en torno a la "fuente de la separación", hasta el instante en el que reconocemos nuestra razón de ser. La vida cobra entonces sentido. Esta fuente existe realmente: es el punto de partida hacia un allende desconocido. Se situaba antaño en el barrio asiático de Istanbul, entre Usküdar y Kadiköy. Familiares y amigos acompañaban hasta ese lugar a la mayoría de peregrinos que iban a La Meca: y desde allá emprendían solos el largo viaje". Así, precisamente, como un viaje a través de su biografía, el músico sufí de origen turco Kudsi Erguner, reconocide intérprete de ney, la flauta derviche de caña, va desgranando, en el libro que en estas líneas recomendamos, recuerdos y pensamientos acerca de múltiples cuestiones. Se suceden estampas de su infancia en Istanbul, referencias a la vida política de Turquía, y reflexiones acerca de la world music y de las paradojas y malentendidos existentes en las relaciones entre Oriente y Occidente. Rememora también Erguner sus numerosas giras por Europa y Estados Unidos dando a conocer la tradición sufí (se relatan en este contexto anécdotas ciertamente impagables), sus colaboraciones con músicos europeos como Peter Gabriel y Jean-Michel Jarre, o su participación en proyectos como la película Encuentro con hombres notables de Peter Brook.



Pero si algo hemos de destacar en este libro, es el testimonio que Kudsi Erguner ofrece del final de una época de la tradición sufí turca, seriamente afectada por la promulgación, en 1925, por parte de la entonces recién creada República de Turquía, de una Ley prohibiendo el sufismo y todos los focos donde se ponía en práctica. Erguner describe las últimas tekke (lugares de reunión de las congragaciones sufís) de Istanbul y se detiene en el retrato delicioso de algunos de sus grandes maestros. Valga como muestra la siguiente descripción de la tekke uzbeka de Usküdar, el Sheij Necmeddin "hombre íntegro que podía decirle las cosas a la cara a alguien, con mucha franqueza y sin complicarse con escrúpulos", sin dejar por ello de desprender una gran calidez. Cuenta de él Kudsi ERguner: "el Sheij Necmeddin había sabido crear a su alrededor una atmósfera marcada por el humor y la alegría de vivir, pero llena también de intensidad y profundidad. No apreciaba especialmente los discursos muy intelectuales. Sus placeres consistían más bien en escuchar el Corán, un poema bien recitado o música. Se enfadaba fácilmente cuando las personas exponían su saber ante él". Él y otros muchos personajes citados resultan ser encarnaciones entrañables, tiernas, sabias y llenas de humanidad de un saber estar y de un saber hacer que rezuma el mejor perfume sufí. De ahí nuestra recomendación.
Añadir pro último que el libro que reseñamos se acompaña del CD Músicas de las tekke de Istanbul, interesantísima compilación de antiguas grabaciones de la música de los derviches.

Fuente: Institut d'Estudis Sufís de Barcelona. http://instituto-sufi.blogspot.com/