Presentació

Baraka és una paraula d’origen àrab que significa alè vital, pura energia de vida, gràcia divina. Es diu que hi ha llocs amb una baraka especial. Entre ells, la música. La música és la bellesa l’allò més primordial que nia en nosaltres. En el batec del cor hi ha el ritme. En la respiració, la melodia. I en la relació amb tot allò que ens envolta, l’harmonia.

La música, com el perfum, és presència intangible. Entrar en ella és entrar en un espai preciós en què allò que és subtil pren cos, i on allò que és tangible esdevé subtil. Segons Mowlânâ Rûmî, la música, com el perfum, ens fa comprendre que vivim exiliats en aquest món, i alhora ens recorda allò que sabem i no obstant hem oblidat: el camí de retorn vers el nostre origen, vers casa nostra.

Habitar aquest espai preciós no pot fer-se només des de la raó. Aquest coneixement delicat i potent ha de ser degustat, encarnat, i per això Mowlânâ va ballar i va ballar, i va girar i girar i girar. D’aquest espai preciós de presència intangible és del què ens parlen els autors reunits en aquest blog. En un món com el que ens ha tocat viure, en què tantes velles estructures inservibles s’enfonsen, és responsabilitat de cadascú de nosaltres agafar-nos fort a aquells qui ens han indicat el camí, intentar comprendre´n els indicis, descobrir-ne les petjades ... i començar a girar.

Sigueu més que benvinguts a Baraka,

Lili Castella

.

.

dilluns, 27 de febrer de 2012

'Río' de Keith Jarrett

'Río"
Keith Jarrett, piano






El pasado 9 de abril de 2011, ante un auditorio de una calidez y entregas muy especiales reunido en el Teatro Municipal de la ciudad brasileña de Río de Janeiro, Keith Jarrett ofreció un concierto de piano solo extraordinario, que, afortunadamente, fue grabado en vivo. El propio Keith Jarrett, músico perfeccionista dónde los haya, justo al acabar el concierto, consideró que había sido uno de los mejores, sino el mejor que había dado en su vida.
Lo que es indudable es que este doble cd, dividido en quince partes, rebosa vitalidad a espuertas. El período de felicidad sentimental que el propio artista reconoció estar viviendo, seguramente contribuye a ello, pero también, la relación que se estableció entre el pianista y su auditorio. Como Jarrett manifestó en una entrevista publicada en el diario El País el 13 de diciembre de 2011, "En Brasil aprendí algo muy importante: al mundo occidental-civilizado-sofisticado, le falta frescura. Sin embargo, los que vinieron a escucharme en Río estaban realmente vivos. Yo me sentía en algún lugar en el sur, entre medias de la música española, brasileña y portuguesa".


El resultado es un concierto exhuberante, que transita por una riquísima paleta de colores musicales reveladora de las múltiples influencias que Jarrett ha ido integrando a lo largo de su intensa carrera musical, desde el jazz a la atonalidad, pasando por guiños impresionistas, etc., de modo que cada una de las partes del concierto constituyen mundos sonoros fascinantes con entidad propia. Deslumbrante es también la cantidad de  registros distintos que es capaz de obtener del piano, este instrumento que tantos instrumentos contiene a su vez.
Digamos para acabar, que este concierto tiene mucho de celebración, puesto que con él Jarrett conmemora el 40º aniversario de su colaboración con el sello discográfico ECM. Pero por encima de todo, es la celebración de una enorme energía de vida, esto es, de baraka, diciéndose en la música de este pianista único. Leili Castella.

Una pequeña muestra de 'Río' ofrecida por ECM: